El buen maridaje de vino y embutidos

El buen maridaje de vino y embutidos

Si hay algo que nos gusta más a los españoles que comer, es el “picoteo” antes de las comidas, además con el buen tiempo no hay terraza que se escape. Al igual que en los conciertos más esperados del verano, a la hora de tomarse el aperitivo hacen falta unos buenos teloneros, y en cuestión de apetito, los embutidos son las estrellas de nuestra gastronomía junto con los quesos y los encurtidos, de los primeros ya hablamos en este blog y de los últimos ya nos encargaremos en una próxima entrada.

Tan importante es la elección del entrante como el acompañamiento para que haya una buena armonía musical de todos los sentidos. Por esto, el maridaje de vino y embutidos es una entrada que echábamos en falta en nuestro blog por la tradición y unión que existe entre ambos alimentos, en la gastronomía de muchas regiones del país.

Afinando el maridaje de vino y embutidos

No nos cansaremos de repetirlo, el propósito de degustar cualquier alimento, incluido el embutido, en compañía de una copa de vino es lograr el equilibrio para destacar las sensaciones que nos transmiten ambos alimentos. Dada la amplia variedad de embutidos que podemos encontrar en el mercado, a la hora de elegir un vino habrá que tener en cuenta no solo la materia prima, generalmente cerdo, sino también las especias añadidas, el método de elaboración e incluso la temperatura de consumo ya que todo estos factores afectarán al sabor y la textura.

Jamón Serrano

El líder indiscutible de la banda. Muy pocos se atreven a rechazar este delicioso manjar proveniente del cerdo, su elección conlleva el acompañamiento de un vino a su altura. En este sentido, el fino y la manzanilla son merecidos acompañantes de este plato ya que lo envuelven resaltando su textura y poniendo de relieve sus amplias sensaciones. Así, destacamos vinos generosos como el Oloroso Alburejo con D.O. Jerez o Arcos de Moclinejo, un vino seco elaborado con uva pedro ximénez en la Axarquía malagueña. Los tintos jóvenes ligeros también ofrecen una agradable experiencia, resaltando el frescor y los taninos de uno con la grasa y el sabor más intenso del otro. Entre las opciones, encajan muy bien los vinos elaborados con uva Cabernet Sauvignon como Andresito o el #vinoconsentido Villano 2012.

Chorizo

Es la carne de cerdo picada y aderezada con especias, principalmente pimentón, lo que le confiere su característico color rojo y su sabor ligeramente picante. Este popular producto ha formado parte de la alimentación de nuestras infancias en muchos recreos y meriendas. Todavía hoy sigue siendo una delicia que apetece aún más si lo acompañamos de un vino con cuerpo que equilibre la untuosidad de la grasa y la intensidad del pimentón. Para maridar el chorizo podemos optar por vinos afrutados elaborados con uva Syrah y con tiempo en barrica como Casa Balaguer 2010 con D.O. Alicante o Los Frontones 2009 con D.O. de las Sierras de Málaga.

Salchichón

Otro de los embutidos curados que se elabora a partir de carne magra de cerdo y tocino, aunque también podemos encontrar salchichón de carne de vacuno, jabalí, venado, etc. A diferencia del chorizo, el salchichón se condimenta con sal y pimienta. Su intensidad de sabor es alta pero no mayor a la del pimentón, aún así sus especias nos llevan a optar por vinos jóvenes y afrutados como Botani Garnacha, un D.O. de Sierra de las Nieves con 91 puntos en la Guía Peñín, o Coloma Selección un vino rojo cereza elaborado con uva garnacha en Extremadura.

Lomo

El lomo es otro derivado del cerdo que también recibe entre sus ingredientes el pimentón. A diferencia del resto de embutidos, el lomo destaca por una menor presencia de grasa, situándose entre el jamón y el chorizo por su textura e intensidad de sabor. Las características del lomo encajan muy bien con vinos jóvenes y crianzas elaborados con uva Tempranillo como el Nekeas Tempranillo Merlot con D.O. Navarra, o el Ribera del Duero Trinus et Unus procedente de la viticultura biodinámica.

Con estas recomendaciones esperamos no solo haberte ayudado a elegir buenos acompañantes sino también abrirte un poco el apetito, como hemos dicho en anteriores ocasiones, cada paladar y olfato son distintos por lo que siempre hay que investigar y descubrir el maridaje de vino y embutidos que mejor encaja con nuestros gustos, no dudes en compartir tus combinaciones con el equipo de Decantare. ¡Buen provecho!

Otras entradas para degustar...
¿No quieres perder el hilo de todos nuestros conceptos? Empieza aquí "Todo sobre el vino".
En la entrada de hoy nos queremos detener en la dulce experiencia del en la
Con la caída del otoño y conforme nos vamos acercando al invierno se producen las
Muchos son los amantes del queso que disfrutan realzando su sabor con una buena copa
El pasado jueves celebramos en Castizo Casa de Comidas una cata con cena, donde pudimos
En el post de esta semana desde Decantare os invitamos a crear una combinación perfecta

3 comentarios en “El buen maridaje de vino y embutidos

  1. ¡Felicidades por el artículo! Nos ha encantado cómo habéis relacionado cada embutido con cada vino. Tomamos buen apunte de este post para degustar cada maridaje, aunque nosotros nos quedamos con el jamón serrano acompañado de un buen crianza!
    Un abrazo

  2. Pingback: Ecotrip –Maridaje de vinos y embutidos - Ecotrip -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *